Café Corner Little Dutch

52,95

Zona de café cornel totalmente de madera maciza, con todo tipo de postres, meriendas y tazas adaptadas a las manos pequeñas . Recomendado desde los 3 años

Hay existencias

Descripción

Café Corner Little Dutch:  Con este robusto set de madera tendrás un escenario de juego de un hogar o una tienda. Conviértete en un experto cafetero. Prepara a tu familia y amigos una buena taza de café o té con tu propia máquina. También puedes servir las mesas de tu pequeña cafetería con el menú repleto de delicias.

Todo lo que necesitas viene junto con este corner de cafetería de madera. Podrás ofrecerles todas las opciones que puedas e imagines. Presiona los botones, gira las ruedas, pon la cápsula de café y tu taza de café está lista para servirse.

Les encantará este juego simbólico. Este set de madera inspira la creatividad  y les ayuda a desarrollar habilidades sociales.

Este corner de madera tiene una máquina para hacer café o té, almacenaje para las tazas y una estanteria para los snacks.

Tiene muchos accesorios como un croissant, un donut, bolsas de té y cápsulas de café. Ofrece horas de diversión.

Dimensiones: 34,4×13,7×24

El Café Corner Little Dutch está recomendado a partir de los 3 años. Manitú lo ve perfecto para peques a partir de 2 años bajo la supervisión de un adulto.

Ref: LD7089

Categoría juego simbólico

Todos los artículos Little Dutch

Little Dutch es una empresa familiar holandesa que pone su corazón en crear productos para los más pequeños. La calidad y el diseño son igualmente importantes. Sus juguetes están cuidadosamente elaborados con el mayor cuidado y atención. Pueden estar seguros de que cada pieza se prueba minuciosamente. Cada uno presenta detalles sorprendentes y están fabricados con materiales de alta calidad.

Little Dutch pasa por todos los estrictos controles de la Unión Europea para asegurarte su calidad para los peques y sus telas tienen certificado Oeko-tex.

El algodón es de primera calidad, lo que garantiza su resistencia y durabilidad. Las telas sintéticas permiten que las costuras sean fuertes y aguanten el trajín de los más pequeños, a la vez que las puntadas de los detalles son exquisitas y duraderas, lo que solo es posible gracias a la gran calidad de los tejidos