Mucho cucurucho, Ludilo

12,00

Hay existencias

Descripción

Mucho cucurucho: ¡Fantástico juego de memoria y táctica para toda la familia!
¿Quién será el primero en hacer un helado de 10 bolas? Recuerda que para poder añadir una bola a tu helado, el número tiene que ser superior al número de tu última bola.

¿Cómo se juega?

  • Paso 1: Cada jugador empieza con 1 cono y 1 bola de helado. Las demás bolas están numeradas del 2 al 49 y se colocan bocabajo en la mesa.
  • Paso 2: Los jugadores por turnos, darán la vuelta a una bola y decidirán si la añaden a su helado, o la vuelven a dejar boca abajo en su sitio.
  • Paso 3: Solo pueden añadir una bola a su helado, si el valor de ésta es superior a la última bola que tienen en su helado, hasta conseguir un helado de 10 bolas.

Mucho cucurucho está recomendado a partir de 6 años

Tipología: Juegos de estrategia, Juegos de memoria
Habilidades: Cálculo, Estrategia, Memoria
Número de jugadores: 2 – 4 jugadores
Tiempo de partida: 10 minutos aproximadamente.

Categoría juegos matemáticos

Lúdilo es una editorial joven española que esta especializada en desarrollar y distribuir juegos educativos.  Ofrecen productos de calidad y un alto valor para toda la familia. El juego y la diversión forman parte de sus señas de identidad, la imaginación es imprescindible para jugar, el aprendizaje es vital para el desarrollo y el entretenimiento es su objetivo principal.

Estos valores son los que les impulsan a trabajar cada día en la búsqueda y desarrollo de juegos innovadores que fomenten la diversión y el aprendizaje.

¿Sabías que los juegos no sólo son divertidos, sino que también pueden ayudarte a entrenar el cerebro y la motricidad fina? La motricidad fina es la habilidad que necesitamos a diario para hacer pequeños movimientos y completar pequeñas tareas, como coger una cuchara para tomar sopa o abrocharse los pantalones. Es más o menos la conexión y coordinación entre el cerebro y nuestra fuerza muscular. A veces, niños y adultos necesitan un poco de ayuda para afinar su motricidad fina. ¡Y qué mejor manera de hacerlo que con juegos que también hacen cosquillas al cerebro!