Al comisario Ratónez no se le escapa nadie, Haba

22,35

Juego de la marca Alemana Haba en la que tendremos que ayudar al comisario a frustrar su fuga. Juego de memoria muy divertido. Recomendado a partir de 5 años.

Hay existencias

Descripción

Al comisario Ratónez no se le escapa nadie ¡Los malhechores pretenden fugarse! El comisario Ratónez les sigue la pista, pero necesita el olfato de sabueso de jugadores y jugadoras: ¿quién fue el último que estuvo en la celda donde se encuentra el túnel para la fuga?
Si se acierta en el pronóstico, queda esclarecido el intento de fuga y se atrapa al malhechor. ¡Gana quien atrape al mayor número de fugados!
Diferentes versiones de juego: competitiva, cooperativa y en solitario
Contenido: 1 cárcel (base de la caja, 3 tableros de juego, cruz con los tabiques de las viviendas), 15 fichas de malhechores, 1 coche para la fuga, 4 lupas, 4 hojas de registro de malhechores, 1 dispositivo de alarma (tapa sonora), 1 comisario Ratónez (figura giratoria de madera), 1 dado, 44 estrellas de premio, 1 instrucciones del juego
Jugadores: 1-4
Al comisario Ratónez no se le escapa nadie está recomendado a partir de 5 años.
Autor: Markus Nikisch
Ilustradora: Valeska Scholz
Tipo: Juego de memoria
HABA es una empresa alemana fundada en el año 1938, la mayoría de sus juguetes de madera se fabrican la sede central de Bad Rodach (Alta Franconia). En ella, muchos técnicos de la madera, torneros, barnizadores, herramentistas y toda una serie de colaboradoras y de colaboradores se ocupan de que de las tablas de madera salgan juguetes que iluminarán los ojos de los niños.
La filosofía de HABA se basa en un principio simple: los niños son lo más importante que tenemos. Sin embargo, no es una tarea exclusiva de los padres proporcionarles valores fundamentales, educarlos como personas autónomas, creativas e imaginativas. Los niños crecen más bien en un denso entramado de relaciones. Los hermanos, los amigos, las educadoras y los educadores, todos poseen un determinado influjo en el desarrollo de los niños. Pero no solamente las personas, sino también las cosas que rodean a los niños y el entorno en el que crecen determinan el desarrollo infantil desde el primer día.